Como Ser un Buen Amante

CLAVES PARA COMO SER UN BUEN AMANTE

Un buen amante es aquel que se dispone entusiasmado a darle placer y que disfruta sintiendo cómo crece el deseo en ella. Está atento a sus reacciones, sin dar por supuesto que lo que la ha hecho gozar antes a ella o a otra mujer es una especie de receta universal que siempre va a ser excitante. En líneas generales, es el que se muestra sensible para saber cómo desea ser estimulada cada mujer en particular.

Si bien hay respuestas claras de deseo con el contacto directo en los puntos eróticos, la psicología femenina puede sentir rechazo cuando las caricias son mecánicas, o si perciben la prisa del amante
por erotizarlas y acelerar el momento de la penetración, ya que esta sensación las lleva a pensar que él sólo desea estimularlas en busca de su propio placer.

Al ser más flexibles que los hombres, se lanzan con naturalidad a nuevos juegos y fantasías, por eso cuando son ellas las que lo están estimulando aprenden con rapidez a satisfacerlo; pero esperan y necesitan que él haga lo mismo. El amante ideal es el que es capaz de advertir los sutiles cambios en el estado de ánimo femenino.

Hay mujeres que escogen cuidadosamente la ropa interior como un reclamo más de seducción y se frustran si él no lo nota, puesto que para ella en un encuentro sexual son tan importantes los pequeños detalles como los grandes gestos.

Su morbo se despierta ante situaciones que escapan a la rutina, como si se las acaricia cuando aún están vestidas o a medio desvestir, en lugares distintos al dormitorio, momentos que les recuerden sus primeros escarceos sexuales o cuando los amantes corran el riesgo de ser sorprendidos. También se disparan sus fantasías si las caricias no son las previsibles y se evitan los roces mecánicos en los senos o en la vulva.

Este modo sensible de aproximación hace que ella desee intensamente la estimulación de los puntos erógenos y comience a anhelar el contacto.

Una de las actitudes que la mujer valora y que hace crecer sus ansias sexuales es que, a medida que aumenta su deseo y su excitación, él le haga sentir que también goza, prolongando el estímulo para que ella disfrute. En ciertos hombres se nota la impaciencia, o parecen aburrirse, si la mujer es lenta en excitarse, actuando como si fueran espectadores a la espera de que se inicie la penetración y esto puede hacer que la libido de la mujer se retraiga.
No obstante, lo más importante que un buen amante debe saber es acaso que la mujer es distinta en su sexualidad, más compleja y mucho más sutil. A él le basta con un estímulo directo en las zonas erógenas y con el goce que obtiene en la penetración, ya que su sexualidad es más directa y le resulta fácil llegar al orgasmo. Ella necesita en cambio del misterio y el despliegue de imaginación, pues no le importa la cantidad de orgasmos, ni el atletismo sexual, sino el grado de erotismo.

>> La mujer tiene más desarrollado el sentimiento de correspondencia erótica, por eso sabe que el placer no depende de la capacidad sensual de uno solo de los amantes, sino de ambos.<<

>>Lo que más hace crecer las ansias sexuales de ella es que a medida que aumenta su deseo y
su excitación, él le haga sentir que también goza.<<

APRENDER A TOCAR Y TOCARSE

Tocarse o tocar al amante por el simple placer de hacerlo, sentir su reacción y percibir el tacto de una piel más firme, elástica o tierna, despierta percepciones que mueven a la ternura, perturban o excitan. Pero sobre todo, tocar es el goce intenso de conocerse y conocer al otro sin tener como objetivo preciso el coito o el orgasmo.

El gran secreto es convertir los toques en un propósito en sí mismos, un juego creativo, libre y sin reglas, en el que todo vale, no hay zonas permitidas o prohibidas. La flexibilidad y desinhibición que esto procura es difícil de equiparar a cualquier otra forma de conocimiento.
Es el más puro disfrute que complace a la sensibilidad y al excitable territorio de la piel.

EL ROL ACTIVO Y EL PASIVO

El placer de ser tocado no es menor que el que se siente acariciando al amante. Por eso, el
intercambio dúctil y natural de los roles aporta un cariz lúdico al erotismo. Resulta intensamente
sensual asumir, aunque sea por unos momentos, una actitud activa buscando estimular al otro,
que se entrega al placer de la caricia disfrutando gozoso de la situación. Asimismo, la actitud
inversa es igual de excitante. De esta manera, no estar pendiente ni ser rutinario en el rol que se
asume permite que cada encuentro entre amantes contenga una expectativa subliminal.

Ella entrelaza los brazos en torno al cuello o la cintura de él, le sostiene las caderas estando de pie y frente a frente, jugando un rol activo y transmitiendo su necesidad de sentirlo muy cerca, lo mismo que al estar estrechamente abrazada, atrapada y protegida por él en un papel pasivo, percibe también sensaciones estimulantes.

Aunque se suele identificar el rol activo con la masculinidad, lo cierto es que esto depende del perfil psicológico de cada persona, sea hombre o mujer. Por ello es importante dejarse llevar
por la espontaneidad sin falsos pudores.

AUTOACARICIARSE

A la mujer, por más liberada que sea, le resulta difícil dejar de asociar las caricias en su propio cuerpo con la masturbación; asimismo le cuesta mucho hacerlo delante del amante. Acariciarse
por puro placer es el primer paso para descubrir nuevas sensaciones y en cada centímetro del propio cuerpo.

Al comienzo, las autocaricias deben ser suaves y lentas. Los brazos o las piernas son un buen punto de partida. La piel irá respondiendo a los toques expresando, a su manera, cuándo necesita que varíe el ritmo o la intensidad. Entonces se experimentan y alternan distintos tipos de roce: con la mano
abierta, con las yemas de los dedos, con mayor profundidad, como si se dieran pequeños golpecitos, con los nudillos, el dorso de las manos, con las uñas o recorriéndole con tejidos de diversas
texturas tales como plumas, terciopelos y sedas.

DESPERTAR LAS SENSACIONES

Una vez que se inicia el juego de las caricias, éstas van combinándose, se encadenan y responden al ritmo que fluye libremente.

Él va a tocar los senos o la espalda, pero roza el cuello por azar y eso cambia el recorrido previsto, oye un murmullo de placer que lo enciende y siente la promesa de goce que ofrece ese punto a sus
manos, sus labios y su lengua; a ella, ese excitante contacto la incita a responder acariciando el cuerpo de él o estrechándolo para sentirlo más cerca.

Él la besa suave y cariñosamente, sólo quiere confortarla pero ella lo incita besándolo, mordiendo y chupeteando su boca; una vez disparado el instinto no resiste y desciende por el cuerpo excitado
hacia puntos más vulnerables que esperan sus toques con profunda ansiedad.

La imaginación es una buena aliada para transmitir caricias a ciertas partes del cuerpo poco corrientes, que en el contacto sensual ofrecen desconocidos placeres. Sentir la firmeza de una rodilla
entre las ingles acariciando el suave interior de los muslos, las tetillas de él deslizándose por el vientre o la espalda femenina, la mano que, sin acariciar, encierra el pubis y la vulva entera en una
apretada y caliente envoltura íntima, son algunas sugerencias para no caer en la repetición.

El verdadero despertar que se consigue al tocar y tocarse es una de las mesetas del goce, un punto en el camino del placer.

SER ACARICIADA DE FRENTE Y DE ESPALDAS

A veces, las caricias se inician con ropa de la que, poco a poco, uno se va despojando. La desnudez comunica entre la piel de uno y otro un contacto no sólo sensual sino también de una gran
emotividad.

Algunas partes del cuerpo femenino son grandes olvidadas, generalmente por las posturas que se adoptan. Es el caso de la espalda que, por las múltiples terminaciones nerviosas que la recorren por el centro y a lo largo de la columna vertebral, al ser tocada, responde vivamente.

Ella está tumbada boca abajo y su espalda está a la vista; él se la acaricia alternando los toques, primero la recorre con las palmas de las manos, luego la roza con los nudillos, intercala golpecitos, besa y lame entre los omóplatos, en el centro, hasta llegar al borde de la cintura, sin avanzar en principio más allá; ella se mueve sensualmente, se siente relajada y estimulada al mismo tiempo.

Él continúa tocando en sentido descendente; palpa las nalgas y recorre su contorno con un dedo sin imprimir a la caricia pasión, como si dibujara su forma, llega hasta las piernas, pasa con levedad las yemas de sus dedos por el interior suave de los muslos y alcanza las pantorrillas, que acaricia, y luego toma uno a uno los sensibles dedos de los pies y los besa cálidamente.

Si ella parece complacida y él nota su cuerpo relajado, la incorpora suavemente hasta que quede sentada y, situándose por detrás, le acaricia los senos, iniciando el toque suave y muy lento al principio sin buscar directamente los pezones; sus movimientos son envolventes y giratorios, o simplemente sostiene los senos entre las palmas de las manos.

Después de una prolongada e intensa sesión de caricias de él, ella desea participar autoacariciándose o devolviéndole las caricias.

>> Autoacariciarse con las manos untadas en una loción suavizante y perfumada añade goce.>>

>>Preocuparse por la perfección estética a menudo limita el placer que se siente, ante la posibilidad de sentir rechazo porparte de él. En realidad, el hombre no da demasiada importancia a esta cuestión, sino que su sexualidad despierta ante todo un conjunto de factores.<<

>>La imaginación es una buena aliada para transmitir caricias a ciertas partes del cuerpo poco corrientes.<<

>>Los sentidos «hablan» con claridad: calor febril en la piel, sonidos inarticulados, ojos cerrados,
a veces tensión y manos que vuelan en busca del cuerpo del otro.<<

>>La desnudez comunica entre la piel de los amantes un contacto no sólo sensual sino también de una granemotividad.<<

>>Las sensaciones más excitantes se despiertan cuando una caricia o toque casual encuentra un punto exacto de sensibilidad quepermanecíaoculto y que, una vez estimulado, proporciona una sorpresa y un placer inesperado.<<

Tags: , ,

Leave a Comment

 
Comparte Esta Página
 
Delicious
traido a ti por: Marketing Con Éxito